DESVELANDO 6 MITOS SOBRE LAS EMOCIONES

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

mitos de las emociones

Si la semana pasada te hice una breve introducción a las emociones básicas del ser humano, hoy me gustaría romper con alguno de los mitos que sobrevuelan alrededor de ellas.

Aquí te desvelo y desgrano uno a uno, 6 mitos que probablemente desconozcas (hasta ahora) sobre las emociones:

MITO 1 – LA UNIFORMIDAD

“Todos somos iguales en nuestra composición emocional. Todos deberíamos sentir y responder o reaccionar de la misma manera”.

En lo único que estoy de acuerdo sobre el primer mito de la lista, es en la primera afirmación. Todos tenemos emociones y las emociones (al menos las básicas), son comunes a todos nosotros. Hasta ahí vale. Pero ¿qué me dices de eso de llorar con las películas de dibujos animados? Porque yo lo hago… ¿Tú también lo haces? A lo mejor sí, pero probablemente seremos las que menos.

Pues eso, que no todos nos emocionamos de la misma forma, ni con las mismas cosas. Primer mito descartado.

MITO 2 – LO BUENO Y LO MALO

“Las emociones son buenas o malas; las emociones desagradables son malas y deberíamos de eliminarlas”.

Eso depende de cómo se mire… A mí no me gusta tener miedo, pero si me asusto cuando me encuentro en lo alto de una montaña rusa, seguramente me agarraré con más fuerza al arnés que me sujeta, encontrando la seguridad que me falta en esos momentos de tensión extrema.

El miedo puedes considerarlo como algo malo, pero te hace prestar más atención a tu seguridad personal. Segundo mito descartado.

MITO 3 – EL CONTROL

“Podemos y debemos esforzarnos por controlar nuestras emociones”.

Si te dan un bofetón en la cara, lo más normal es que automáticamente tu devuelvas el bofetón que te acaban de dar; desde mi punto de vista lo más cabal sería poder entender qué es lo que ha pasado para generar esa violencia en el otro y por ende que su mano acabe estampada en tu cara.

Desde una distancia serena, podrás entablar una conversación civilizada para resolver el tema y no “reaccionar” como un autómata devolviendo eso mismo que te han hecho y tan poco te ha gustado.

Las emociones tienen que ser gestionadas, no controladas. Debes de encontrar la salida más correcta para ellas, no controlarlas y mucho menos reprimirlas. Tercer mito descartado.

MITO 4 – LO PERFECTO

“Podemos y debemos esforzarnos por la perfección psicológica”.

En la película “El protector”, Denzel Washington está ayudando a un chico adolescente a perder peso y se lo encuentra comiendo un sándwich vegetal donde también ha metido de “extranjis” unas cuantas patatas fritas de bolsa… Cuando el protagonista de la película lo descubre, le dice: “se trata de conseguir una progresión, no la perfección”.

No debes de ser perfecta, debes ir siempre avanzando en busca de la mejora y la progresión en tu vida, pero créeme, nunca llegarás a ser totalmente perfecta. Cuarto mito descartado.

MITO 5 – LA ENFERMEDAD EMOCIONAL

“La inquietud emocional es un signo de enfermedad emocional o mental”.

Como ya mencioné en el artículo de las emociones básicas, estás existen para asegurar tu supervivencia, así que si en momentos determinados de tu vida experimentas miedo, tristeza, amor, alegría, o cualquier otra emoción, no pienses que estás enferma ni loca. Es lo más natural del mundo.

Quinto mito descartado.

MITO 6 – PENSAMIENTO POSITIVO

“Creemos que a través de la fuerza de voluntad podemos cambiar nuestras emociones. Creemos que todo está en nuestra mente”.

No estoy nada de acuerdo con este mito… Cuando pierdes a un ser querido es totalmente imposible que no te invada la tristeza, aunque solo sea por un pequeño instante y a pesar de que hayas tenido una relación horrible o de amor-odio con esa persona.

La tristeza es precisamente la emoción que te hace poder afrontar esa dolorosa pérdida, por mucho que pienses que es lo mejor que podía haber pasado. Sexto mito descartado.

Cuéntame como gestionas tú las emociones, ya sabes que me encanta leerte y que tus experiencias son de gran ayuda para los demás. ¡Ah! y no dudes en compartir este artículo con todos esos que todavía piensan que estos mitos son de utilidad. ¡Compartir es vida!

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>