ENTENDIENDO NUESTRAS EMOCIONES BÁSICAS

1 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 1 1 Flares ×

entendiendo nuestras emociones básicas

Desde los tiempos de los cavernícolas, el ser humano ha experimentado unos instintos básicos a los que podemos llamar “emociones básicas”.

El hombre se iba al bosque a buscar alimento con el que alimentar a su familia y así poder sobrevivir en un entorno con pocas comodidades. Seguridad y protección eran otras de las tareas que tenían encomendados los miembros masculinos de la sociedad de aquella época.

Y mientras tanto, la mujer se quedaba en la cueva, a cargo del cuidado familiar: orden, limpieza, preparación del alimento y cuidado de los seres queridos.

Cuando el hombre salía a cazar podía experimentar desde el miedo a enfrentarse al animal que tenía que dar presa, hasta la alegría de haberlo abatido, pasando por una rabia o enfado descomunal si no conseguía volver a casa con alguna pieza que poder echarse a la boca.

La mujer se hacía cargo de los más pequeños con todo el amor del mundo y todos ellos se sumían en una gran tristeza cuando algún miembro del grupo pasaba a mejor vida.

Las emociones están ahí para avisarnos de estados internos que deberíamos de poder expresar en el momento que las sentimos, sea cual sea la circunstancia, ya que son como “alarmas” que nos inducen a la acción y preparan nuestro organismo para una respuesta determinada, pero en la sociedad moderna en la que vivimos, parece que estuviera mal visto el expresar algunas de ellas.

Y yo personalmente considero que eso es un error, porque si cuando entierras a tu padre tienes muchas ganas de llorar y reprimes las lágrimas guardándotelas para luego poder llorar a solas, puede que cuando quieras llorar ya no puedas y esa sensación de malestar por no haberte desahogado en el momento que te surgió la emoción, se quedará contigo mucho más tiempo del necesario, precisamente porque no te has permitido llorar cuando tu cuerpo te lo pedía. Se consecuente con tus actos, nunca lo olvides. Pueden traerte consecuencias que luego no sepas gestionar y que no te gusten nada de nada… Y nunca olvides que la represión de las emociones puede producir graves enfermedades en tu salud.

Otra cosa que hacemos, es que tendemos a clasificar las emociones en “positivas” y “negativas”, entendiendo que las “positivas” son aquellas que nos gustan y que nos hacen felices y consideramos “negativas” a aquellas que no nos gustan y nos hacen infelices.

Hay variedad de opiniones sobre cuantas emociones básicas existen y hay autores que distinguen entre “emociones primarias” y “emociones secundarias” (que serían consecuencia de las primeras), así que como el tema es extenso y variado, yo me he basado en un libro que leí hace tiempo y me gustó mucho y que trata precisamente sobre las emociones y su gestión más adecuada.

Porque no sé si te lo he dicho ya, pero las emociones no hay que aprender a controlarlas, sino a gestionarlas a través de la autorregulación de las mismas.

Vamos allá con las emociones básicas:

MIEDO

El miedo nos informa de un peligro o amenaza, que puede ser real o imaginario. El miedo nos paraliza y nos bloquea, poniendo nuestro cuerpo a disposición para afrontar la situación amenazante y su finalidad es garantizarnos la seguridad: ponernos límites y respetarnos a nosotros mismos.

El miedo está ubicado físicamente en los riñones, se manifiesta principalmente a través de la angustia y la ansiedad y puede derivar en desconfianza, angustia, timidez, suspicacia, celos, pánico, ansiedad…

IRA/RABIA

La ira, rabia o enfado es una reacción de defensa cuando nos sentimos agredidos. Nos ayuda a proteger lo que es nuestro. Es una emoción altamente inflamable ocasionada por la amenaza física o de valores y/o creencias y su finalidad es la justicia: percibir la realidad y denunciar los abusos a los que nos sometemos.

La ira está ubicada físicamente en el hígado, se manifiesta principalmente a través de la rabia y una sensación de enojo o enfado y puede derivar en rencor, resentimiento, frustración, furia, agresividad, sufrimiento, culpa, odio…

TRISTEZA

La tristeza va unida a la experiencia subjetiva de pérdida, muerte, abandono, separación, fraude y su finalidad es el desarrollo: la toma de conciencia, el análisis y la búsqueda de soluciones.

La tristeza está ubicada físicamente en los pulmones, se manifiesta principalmente a través del llanto y una sensación de depresión y puede derivar en aislamiento, abandono, desánimo, soledad, llanto, desesperanza, dolor, rechazo, depresión…

ALEGRÍA

La alegría o ilusión es lo que nos mueve a llevar a cabo nuestros proyectos y nos ayuda a ser más creativos y su finalidad es la plenitud: fluir, disfrutar, intuir, cambiar.

La alegría la notamos en todo nuestro ser interior, se manifiesta principalmente a través de la risa y una sensación de felicidad y puede derivar en bondad, confianza, amistad, gratitud, esperanza, deseo, generosidad, risa, felicidad…

AMOR

El amor es lo que nos permite crear y crearnos un espacio seguro donde poder ser uno mismo. El amor crea vínculos afectivos que son necesarios para un crecimiento emocional sano. También nos permite escoger una pareja para crear una familia. Su finalidad es la pertenencia: entrega, compromiso, ayuda y protección.

El amor está ubicado físicamente en corazón y se manifiesta principalmente a través de la comunicación y del bienestar y puede derivar en confianza, amabilidad, dedicación, deseo, atracción, admiración, autoestima…

Es muy importante poder reconocer y exteriorizar todas estas emociones, ya que así aprenderemos a gestionarlas de la forma más adecuada. El simple hecho de poder hablar y sentir una emoción sin ser juzgado, ya es un gran alivio para la persona que lo está expresando.

¿Sabes detectar tus emociones? Me encantará que me lo cuentes. Y si crees que alguno de tus seres queridos no sabe exactamente como se expresa cada una de ellas, comparte este artículo con ellos. ¡Compartir es vida!

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>