EXPLORANDO TUS LÍMITES

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

poner límites a tu vida

Si la semana pasada te hablaba del miedo al cambio, hoy te quiero hablar de límites, ya que para mí los cambios personales están muy influenciados por varios tipos de límites:

1.- Los que te pones a ti misma y te impiden avanzar.

2.- Los que comienzas a poner a los demás y te hacen ser coherente contigo misma.

3.- Los que eliminas de tu vida sin darte cuenta.

Cuando comienzas un proceso de cambio personal, comienzas a experimentar una revolución interna que te descoloca y comienzas a hacer cosas diferentes. Empiezas a expresar más lo que no te gusta y cuando no estás de acuerdo con algo lo expresas de la mejor forma posible para hacérselo saber a tu interlocutor. Lo que estás haciendo cuando haces eso, es poner límites allí donde los habías eliminado o donde nunca los habías puesto.

Vamos a diseccionar un poco cada uno de estos límites que te he comentado:

1.- Los límites que te pones a ti misma, son aquellos que provienen de tu mente, de tu razonamiento lógico y tu diálogo interno contigo misma. Son todas aquellas excusas y justificaciones que te das a ti misma – y a los demás – para no pasar a la acción, para explicar por qué ahora no te va bien hacer esto o que ya encontrarás un mejor momento para hacer aquello o que “si, pero…” para lo de más allá.

Muchas veces esas limitaciones son inconscientes y la mayoría de las veces responden a miedos que no han sido superados. Puede que hasta esos miedos ni si quiera hayan sido nunca afrontados y mucho menos trabajados para transformarlos en un no-miedo lógico que te permita seguir avanzando por tu vida. Ten en cuenta que la mayoría de esos miedos ni siquiera son reales y muchas veces ni siquiera están basados en experiencias anteriores, por lo tanto no tiene ningún sentido que los sientas.

El primer paso que puedes dar para salir de ese estancamiento al que te sometes tu misma, es darte permiso para aceptar y reconocer que tu comportamiento está limitando un área de tu vida, te impide hacer algo que te gustaría hacer aunque todavía no sabes cómo, ni cómo afrontarlo. No te preocupes, yo también he estado en este punto y de hecho ahora mismo estoy trabajando para superar algunas de esas limitaciones que todavía me cuesta afrontar y traspasar definitivamente.

Lo siguiente que puedes hacer es darte permiso para intentar dar un paso (por muy pequeño que te parezca) para afrontar ese límite que te autoimpones. Una vez lo des y veas que el fiero león al que te enfrentas es tan solo un manso gatito, te sentirás muy bien contigo misma y te sentirás preparada para dar un paso más cuando te vuelvas a encontrar con otra situación parecida. Así es como poco a poco y naturalmente vas ampliando tu zona de confort y vas eliminando miedos y barreras de tu vida. Ah! y no te olvides de ir celebrando por el camino cada pequeño paso que das, el reconocimiento interno mantendrá tu motivación elevada para dar el siguiente paso.

2.- Los límites que comienzas a poner a los demás pueden ser simples cosas como: dejar de hacer actividades que no te apetecen mucho pero las sigues haciendo por no quedar mal con los demás, dedicar más tiempo a actividades que te gustan a ti y hasta ahora siempre las ibas posponiendo por hacer otras con los demás, retomar hobbies que habían pasado a segundo plano por falta de tiempo, disminuir determinadas visitas que realizabas por considerarlas una obligación social, etc…

Cuando comienzas a escucharte con detenimiento, cuando comienzas a observar tus sentimientos cada vez que haces algo y sobre todo cuando empiezas a ser coherente contigo misma y a dejarte guiar por aquello que sientes en cada momento, comienzas a experimentar sensaciones nuevas que puede que te resulten muy incómodas al principio, pero que con el tiempo y con tu constancia en ser fiel a ti misma y a tus sentimientos, te harán sentir mucho mejor.

Cuando tú cambias tu entorno también cambia y si aunque al principio notes resistencias por tu parte o por parte de los demás a la larga esos cambios repercutirán positivamente en ti y en tu entorno, devolviéndote una relación más sana con los demás y contigo misma. Recuerda lo que ya he dicho en alguna otra ocasión “no se puede atravesar una trinchera y salir sin cicatrices”.

3.- Los límites que eliminas sin darte cuenta. Estos son de los más comunes y están generados por nuestra parte más inconsciente. Poco a poco con el tiempo te vas acostumbrando a hacer lo que quieren los demás – o lo que tú piensas que ellos necesitan – y tú te vas quedando en segundo plano. Y lo haces tan naturalmente, que cuando quieres darte cuenta ya no sabes ni quien eres. Se te ha olvidado por completo como eras tú antiguamente, se te ha olvidado tu “yo original” y te has apartado estrepitosamente de tu propia esencia… Has estado tanto tiempo “tragando” cosas que no te gustan o que no te apetecían que te sentirías culpable si ahora dejaras de hacerlas. ¿Te suena de algo? Seguramente si…

La forma de volver a tu ser original es comenzar a darse cuenta de las cosas que haces y observar cómo te sientes cuando las haces. Te propongo que te hagas las siguientes preguntas y reflexiones sobre tus respuestas: cuando haces las cosas que haces: ¿te sientes bien o mal? ¿las haces por obligación o porque tú quieres hacerlas? ¿eres tú la persona que siempre está cediendo o hay un equilibrio entre lo que ceden los demás y lo que cedes tú?

Y ahora te toca a ti. Cuéntame qué límites te pones a ti misma y de cuales te has desprendido en los últimos años sin darte cuenta. Y dime qué pasos te gustaría comenzar a dar para restaurar esos límites que ahora necesitas volver a poner en tu vida. Tus comentarios y experiencias ayudan a motivar a muchísimas otras personas a dar pequeños pasos hacia su camino de libertad. Y si necesitas ayuda para comenzar este nuevo camino, ya sabes que siempre puedes contar conmigo. Será un placer acompañarte en tu viaje.

Como ya es habitual, te invito a compartir este artículo con quien tú quieras si te ha parecido interesante. ¡Compartir es vida!

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>