EL AMOR CON MAYUSCULAS

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

san valentín vitalfeeling

Estamos próximos al día de San Valentín y en estas fechas es normal ver muchos escaparates engalanados con múltiples decoraciones en forma de corazón rojo; es el símbolo por excelencia para representar el amor.

Y en VITALFEELING queremos celebrar este día contigo, porque nuestra máxima en nuestro trabajo es ponernos a tu servicio con todo el AMOR de nuestro corazón.

El día de San Valentín es el día “oficial” para celebrar el amor entre dos personas que se aman, pero el AMOR (con mayúsculas) es aquel que se entrega incondicionalmente cada día del año. Y no se limita únicamente al amor que sienten una persona por otra, sino que abarca el AMOR que siente una persona por cualquier otro ser, el AMOR entre los miembros de la familia, el AMOR entre amigos, el AMOR entre amantes, el AMOR que pones en las pequeñas cosas que haces diariamente como cuidar de los tuyos, cocinar, escribir un poema o envolver un regalo, regar las plantas, sacar a pasear a tu mascota…

Tampoco nos podemos olvidar en estas fechas, del famoso angelito cargado con su arco y flecha que va por ahí cometiendo fechorías a troche y moche. Me refiero a Cupido, el causante de esos estados de “enamoramiento” en el que se te revolucionan todas las hormonas, haces cosas que nunca te pudieras haber imaginado que serías capaz de hacer y no dejas de sentir mariposas en el estómago. ¿Te suena de algo?

Y es que el AMOR es una de las emociones básicas que tenemos los seres humanos desde que existimos sobre la faz de la tierra. Todos necesitamos sentirnos queridos, valorados y merecedores de cariño.

Anoche precisamente asistí a una conferencia donde entre otras cosas se hablaba del amor y nos contaban que el AMOR es una serie de actitudes, sensaciones y emociones que normalmente nos hace sentir bien con los demás y con nosotros mismos.

Y el amor es a menudo algo que ocurre inesperadamente y a veces no sabemos ni por qué queremos a alguien (ahí es donde suele intervenir Cupido), pero como dice el refrán “el corazón tiene razones que la razón no entiende”. Y para que vamos a luchar contra esos sentimientos si son los que nos arrastran inexorablemente hacia la persona por la que sentimos tales emociones. ¡Déjate llevar y disfruta del momento!

Por el otro lado, si te pones a pensar cual sería la emoción más alejada del amor, seguramente estarás pensando en el ODIO. Pues sí, piensas muy acertadamente. El odio te hace sentir mal contigo mismo y con los demás, ya que según la RAE, el odio es la antipatía que sentimos contra algo o alguien a lo que deseamos mal.

Y es que el amor de verdad es el que es altruista y desinteresado, no busca nada a cambio, es paciente y comprensivo como el que más. Y si no, que se lo digan a tus padres, que ellos son (casi) los únicos que te amarán incondicionalmente y por encima de cualquier cosa, sea cual sea la circunstancia, desde el día que naces hasta el día que pasas a mejor vida.

En un lugar intermedio entre el amor y el odio (un poco más acercado al odio) podríamos situar al amor egoísta o interesado. Ese que siempre está esperando algo a cambio. Ese que no es ni paciente ni comprensivo. Ese que sientes por esa persona que sería mejor que se quitara de delante de ti si no quiere salir malparado y llevarse un guantazo en la cara… Y es que entre el amor y el odio hay una línea tan delgada que a veces resulta difícil verla.

Y ya para finalizar, te diré que por amor no hay que sufrir, nunca. Así que si en algún momento te encuentras sufriendo por amor, pregúntate a ti mismo qué es lo que está causando exactamente ese sufrimiento: ¿es el otro el que te hace sufrir, o es tu actitud hacia lo que el otro dice o hace, lo que realmente te hace sufrir?

Tú tienes todo el poder de elegir como te sientes en todo momento, así que nunca dejes que tus pensamientos hacia tus seres amados te hagan sufrir. Y si no puedes hacerlo tú solo, si no consigues cambiar esos pensamientos recurrentes que no te hacen ningún bien, recuerda que mi mano amiga siempre está tendida para ofrecerte apoyo y acompañarte en la búsqueda de tus recursos internos para superar ese sufrimiento.

¡FELIZ SAN VALENTÍN!

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>