¿SABES DISTINGUIR ENTRE ESTRÉS Y ANSIEDAD?

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

estrés y ansiedad

Vas todo el día corriendo como una loca para arriba y para abajo y esperas que te dé tiempo de hacer todas las cosas que quieres hacer en el poco tiempo que tienes durante el día. Luego llegas a casa y no puedes parar de pensar en eso que lleva 2 semanas dándote vueltas y más vueltas en la cabeza…

¿Sabrías distinguir entre situaciones de ansiedad y situaciones de estrés en lo que acabas de leer? Vuelve a leerlo con más atención si te hace falta e intenta identificar cada una de ellas antes de seguir leyendo…

Muchas veces al hablar de ansiedad pensamos también en el estrés pero no son lo mismo.

EL ESTRÉS es nuestra respuesta adaptativa al medio con el que nos relacionamos y la respuesta para afrontar los cambios. El estrés lo percibimos como algo impuesto que excede nuestras capacidades y recursos, poniendo en peligro nuestro bienestar y suele provenir del exterior (trabajo, familia, obligaciones, etc…).

LA ANSIEDAD es nuestra reacción emocional ante una amenaza y nuestra reacción emocional al estrés, que se nos presenta como un estado de agitación e inquietud desagradable en el que nos estamos anticipando a un potencial peligro, para el que estamos buscando una solución. La ansiedad puede (y suele) desembocar en el miedo y suele provenir de nuestro propio interior.

El estrés es muy fácil de detectar, ya que por nuestro día a día siempre vamos estresados por ir “con la hora pegada”, siempre corriendo a contra reloj para ser capaces de meter en nuestra apretada agenda todas las tareas y actividades que queremos realizar diariamente: llevar los niños al cole, no llegar tarde al trabajo, terminar la presentación para el jefe, comer corriendo para poder ir un ratito al gimnasio o para pasarme por la droguería a comprarme el desodorante que se me ha terminado…, comidas, cenas, compras, recados, familia… Ufffff!!!!! Sentimos esa presión ahí latiendo en nuestras sienes y sabemos que estamos estresados!

La ansiedad sin embargo se traduce como un cúmulo de emociones y sensaciones que no cesan y que nos tienen intranquilos internamente: ideas machaconas, pensamientos repetitivos, vueltas y vueltas a las mismas cosas constantemente una y otra vez (¿¿me estoy repitiendo??). Somos como centrifugadoras, ahí todo el rato dale que te pego con nuestros pensamientos que nos comen, nos gritan, nos amenazan, nos cuestionan, se nos abalanzan, nos hacen sentir como si fuéramos seres enanos, diminutos e impotentes y nos impiden pensar con claridad para poder salir de ahí. En definitiva, nos sentimos fatal y somos totalmente incapaces de pasar a la acción y hacer algo para coger el control de nuestra vida. Estamos totalmente paralizados e inmovilizados. ¿Te suena algo de esto?

Y algunos de los síntomas que tenemos cuando sentimos ansiedad son: sensación de ahogo, asfixia, palpitaciones, sudoración, tensión muscular, sequedad de boca, bloqueos mentales, sensación de irrealidad, estado de confusión, olvidamos palabras o incluso perdemos el hilo de la conversación, nos cuesta conciliar el sueño, tenemos hambre a todas horas, nos invade la apatía y tenemos hasta ganas de llorar. ¿Te vuelve a sonar de algo? Porque a mí sí y mucho. ¡Me ha pasado cientos de veces!

El estrés se puede combatir con una buena gestión del tiempo, pero eso ya te lo contaré otro día.

La ansiedad es algo que puedes aprender a gestionar, porque al ser algo interno, puedes desarrollar las herramientas necesarias para ponerlas en práctica y que no te pillen desprevenidos todos esos pensamientos que se te agolpan en la cabeza.

Sigue atento al blog, en el próximo artículo te daré varios consejos muy prácticos para que los puedas comenzar a usar inmediatamente y vayas comenzando a decirle adiós a esa pesada compañera de viaje que es la ansiedad.

¿Has tenido algún episodio de estrés o ansiedad en tu vida? Cuéntamelo, ya sabes que me encanta leerte y que tus experiencias son de inestimable ayuda para otras personas que sufren los mismos síntomas que tú.

¿Te ha sido de utilidad este artículo? Compártelo con todos aquellos seres queridos que sepas que están pasando por estos estados de estrés o ansiedad. El saber distinguir entre ambos, les ayudará a saber cómo pueden manejar mejor cada uno de ellos. ¡Compartir es vida!

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>