¿TIENES MIEDO A LA MUERTE?

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

¿TIENES MIEDO A LA MUERTE?Hoy es día 1 de Noviembre y en España (como en muchos otros países del mundo) celebramos el día de “Todos los Santos”. No hay que confundir este día con el “Día de Difuntos” o “Día de Muertos” que se celebra el 2 de Noviembre, pero como se tiende a juntar ambas celebraciones el día 1 de Noviembre, que es el día en el que recordamos a nuestros seres queridos que partieron y ya no están con nosotros en el plano físico, no veo mejor fecha que esta para hablar precisamente de este tema: la muerte.

Y es que la muerte y todo lo que está relacionado con ella (enfermedad, accidente, suicidio, periodo pre-muerte, entierro, funeral, tristeza, duelo, testamento, herencia…) sigue siendo todavía un tema bastante tabú (o así lo percibo yo en España) del que no se habla habitualmente en grupos de amigos y mucho menos en los senos familiares.

Pero si lo analizamos detalladamente, la muerte no es sino un paso más en el ciclo de la vida. Igual que un niño cuando nace sufre una transformación y “muere” de la vida en el útero materno que es la única que ha conocido hasta ese momento y de la que difícilmente recordará absolutamente nada cuando nazca, una persona que “muere” físicamente (sea niño, adulto o anciano) vuelve a pasar por una nueva transformación: muere de la vida física para nacer a una nueva vida. Lo que ocurre es que no tenemos muy claro a qué tipo de vida se nace y por eso tendemos a no hablar mucho de ello.

Lo que sí sabemos es que una persona no se compone exclusivamente de un cuerpo físico, tenemos un espíritu que es inmortal y también somos energía que tampoco muere, sino que cuando tiene que pasar por algún cambio simplemente se transforma y se convierte en una forma de energía diferente.

Pero ¿por qué nos cuesta tanto hablar libremente sobre la muerte y especular sobre qué habrá después de la muerte? Pues simplemente porque es un tema muy doloroso y porque nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que nos espera después de la muerte, cosa que nos crea mucha incertidumbre y miedo. Y el apego que tenemos a nuestros seres queridos es tan grande, que nunca nos podemos imaginar vivir una vida sin ellos.

Seguramente si tú estás leyendo ahora estas líneas te vendrán recuerdos de algún ser querido que hayas perdido recientemente o hace ya algún tiempo. Yo perdí a mi padre (de 64 años) de una larga enfermedad (leucemia) cuando yo tenía 21 años. Justo una semana antes había fallecido mi abuela materna que contaba con una avanzada edad. No quiero ni pensar por el dolor que tuvo que atravesar mi madre al perder a su madre y a su marido en tan solo unos días…

Varios años más tarde perdí a una de mis hermanas de un tumor cerebral cuando ella apenas tenía 33 años y yo solo 29. Todas esas pérdidas fueron muy dolorosas, pero me atrevería a decir que la pérdida de mi hermana fue la peor de todas para mí, porque siempre he intentado buscar explicación a porqué se tuvo que ir tan pronto y nunca la he encontrado… Y cómo esa respuesta no me llegará nunca, siempre me he quedado con la reflexión que hice tras su muerte: “¿qué es lo que he aprendido de/con esta muerte?”.

También sé que esa muerte fue muy dolorosa para mí, porque quise darle un último adiós a mi hermana cuando estaba en el ataúd (cosa que nunca antes había hecho con ningún difunto, que resultó ser un gran error por mi parte y que no he vuelto a hacer con ningún otro difunto por poca sangre que tuviéramos en común) y luego tuve que convivir un año con la imagen de su cara inerte plasmada en la puerta de mi garaje, cada vez que iba a coger el coche. Eso aparte de ser incapaz de hablar de ella durante todo 1 año, sin derramar ni una sola lágrima. Era tanta mi tristeza por su pérdida que prácticamente no podía hablar de ella…

Y es que la muerte nos provoca tristeza. Y esa tristeza es una emoción sana que nos conecta con el dolor que nos producen las pérdidas. Pero de la tristeza y de las pérdidas hablaremos más adelante en otro artículo dedicado a las emociones y a la gestión de las mismas.

Lo que quiero transmitirte hoy con todo este tema de la muerte es que no lo mires como algo negativo o malo, sino como una transformación a otro tipo de vida. Es un proceso natural de la vida que da paso a un nuevo nacimiento. No le tengas miedo, simplemente reconócelo como una parte más de tu existencia. Si hay algo seguro desde el día en que nacemos, es que algún día nuestra vida física llegará a su fin y pasaremos por el proceso de la muerte para nacer a una nueva vida con otras reglas y en otras condiciones.

Tienes muchas herramientas a tu disposición para poder superar tanto etapas de enfermedad, como aliviar la espera de los enfermos terminales o de los ancianos que están simplemente esperando a que su vida se apague, así como herramientas para poder superar los periodos de duelo y de tristeza que conllevan el proceso de la muerte y pérdida de nuestros seres más queridos. Si te encuentras en alguno de estos casos y crees que tu solo no puedes hacerle frente, me encantará poder acompañarte y hacerte más llevadero el tránsito por tu dolor.

Desde aquí te invito a que cuando algún ser querido parta de tu lado, te plantees la pregunta que yo me hice en su momento cuando murió mi hermana “¿qué has aprendido con/de la muerte de tu ser querido?”. Seguro que las respuestas que halles en tu interior no te dejarán indiferente.

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus redes sociales y con tus seres queridos. Si quieres compartir conmigo y con mis lectores como has vivido la pérdida de algún ser querido, también estaré encantada de leerte.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>